Liberan Tortuga Carey con transmisor GPS en Santa Marta

Una Tortuga Carey hembra adulta de la especie Eretmochelys imbricata regresó al mar,  con un transmisor GPS de última generación, gracias al esfuerzo conjunto de CORPAMAG, el Acuario del Rodadero, Amazon Conservation Team y las comunidades indígenas del Pueblo Arhuaco de la Sierra Nevada de Santa Marta.

Esta liberación, la cual se realizó en Playa Lipe y en donde además retornaron otras 3 Tortugas Carey adulta, se realiza en el marco de las acciones que adelanta el Centro de Atención, Valoración y Rehabilitación de Fauna Marina (CAV-R Marino) y la iniciativa regional  ¨Ancestral Tides¨ (Colombia, Panamá, Costa Rica, México), la cual tiene como objetivo proteger los ecosistemas costeros y las tortugas marinas, al conectar los esfuerzos de conservación liderados por indígenas y revitalizar el conocimiento ancestral.

Este ejemplar en edad reproductiva; fue rescatada de una red de pesca en la zona de Tasajera y entregada por un pescador al Centro de Atención (CAV-R marino), donde recibió el cuidado necesario para garantizar su buen estado de salud.

Es el segundo individuo marcado en el desarrollo de esta alianza, que tiene como objetivo localizar sitios importantes para su conservación, conocer las rutas de migración y las playas de anidación para esta especie. Este conocimiento permite que las entidades desplieguen distintas estrategias y actividades para la protección de los ecosistemas de los cuales dependen para su supervivencia. La primera tortuga fue marcada en el mes de septiembre, recibió el nombre de ¨Concha´ y fue liberada en la comunidad indígena de Katenzama y hasta el momento ha recorrido más de 4500 km desde la costa del departamento de Magdalena hasta las islas de San Vicente y las Granadinas donde se encuentra en este momento.

La tortuga Carey se encuentra en peligro crítico (CR), según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), y se considera que todas sus poblaciones alrededor del mundo están decreciendo debido a la pesca indiscriminada y el tráfico ilegal de su caparazón, el consumo de sus huevos, la contaminación, la pérdida de sitios de anidación, además del cambio climático. Conectan el continente con el mar y son especies clave para mantener el equilibro y la salud de importantes ecosistemas como los arrecifes de coral; anidan en varias playas del departamento del Magdalena, especialmente en las zonas con bosque de manglar.

Fuente CORPAMAG
Más Noticias