Atlántico, exaltado por Invima por proceso de inspección, vigilancia y control de alimentos

El programa de inspección, vigilancia y control de la Secretaría de Salud de la Gobernación del Atlántico recibió un reconocimiento público por parte del Invima durante el tercer encuentro nacional de Autoridades Sanitarias de Alimentos y Bebidas, en Bogotá.

La Gobernación fue exaltada gracias a los avances y compromisos de su programa de inspección, vigilancia y control, que se lleva a cabo en los municipios y corregimientos del departamento.

«El Invima realizó una auditoría al programa de alimentos y bebidas de la Gobernación del Atlántico, respecto a la implementación de los lineamientos técnicos aplicados. Logramos una alta calificación y siendo reconocidos por la entidad nacional como ejemplo de aplicación del modelo de inspección, vigilancia y control a los establecimientos que se dedican a la preparación, almacenamiento, expendio y distribución de alimentos y bebidas en el departamento», explicó la subsecretaria de Salud Pública Departamental, Arilis Ruiz.

Atlántico, exaltado por Invima por proceso de inspección, vigilancia y control de alimentos
Atlántico, exaltado por Invima por proceso de inspección, vigilancia y control de alimentos | Cortesía

Como consecuencia de eventos desafortunados en el país, en los que se compromete la inocuidad de los alimentos y se ha visto seriamente amenazada la salud de los consumidores, en Colombia se ha dado un nuevo enfoque en los programas de control oficial de alimentos y bebidas, involucrando conceptos como ‘De la granja a la mesa’ y ‘Enfoque de Riesgo’.

El primero se refiere a proteger la salud del consumidor, incluso del fraude, así como la inocuidad (mantener la seguridad) de los alimentos a lo largo de la cadena alimentaria. Y el segundo, a mejoras y ajustes en los sistemas nacionales de control, basado en la reglamentación sanitaria con actividades de inspección, vigilancia y control no reactivas a esos eventos desafortunados, sino con enfoque preventivo.

La subsecretaria enfatizó que por normatividad nacional se debe hacer seguimiento a todos los alimentos y productos en los diferentes establecimientos, para vigilar las buenas prácticas. «El objetivo final es que el consumidor esté tranquilo respecto a la calidad de los alimentos que consume en restaurantes, tiendas, establecimientos de comidas rápidas, comedores escolares, panaderías, hogares comunitarios, y otros sitios similares».

Atlántico, exaltado por Invima por proceso de inspección, vigilancia y control de alimentos | Cortesía
Atlántico, exaltado por Invima por proceso de inspección, vigilancia y control de alimentos | Cortesía

Durante el año 2018, 2.524 establecimientos de preparación de alimentos, grandes superficies, tiendas, expendios de carne, almacenamiento, vía pública, entre otros, fueron objeto de inspección, vigilancia y control. En los años 2018 y 2019, se han aperturado procesos investigativos a 39 establecimientos ubicados en 13 municipios.

SEGUIMIENTO Y ANÁLISIS

Damaris Coll, promotora de Salud Ambiental y una de las encargadas de las visitas a los establecimientos, indicó que realizan inspecciones diarias para vigilar que los alimentos lleguen inocuos al consumidor final y no afecten su salud.

«Elaboramos un acta de enfoque de riesgo donde quedan consignados los hallazgos de la visita y al final se da una calificación de los ítems evaluados. Cuando el establecimiento cumple las condiciones se visita una vez al año; si hay exigencias o requerimientos que entregar, debemos llevar a cabo visitas posteriores de seguimiento. Y cuando es desfavorable lo encontrado, se aplica una medida sanitaria y se abren procesos sancionatorios».

Atlántico, exaltado por Invima por proceso de inspección, vigilancia y control de alimentos | Cortesía
Atlántico, exaltado por Invima por proceso de inspección, vigilancia y control de alimentos | Cortesía

Durante las visitas también se toman muestras de alimentos, obedeciendo al plan de muestreo y a la programación, que son llevados luego al laboratorio de Salud Pública Departamental para determinar su calidad e inocuidad, conforme a la normatividad aplicable a nivel nacional al producto muestreado.

«Seguimos un protocolo en el proceso de toma de muestras, para lo cual usamos equipos e implementos necesarios. Las muestras son llevadas al laboratorio para su análisis y así determinar si tienen algún contaminante que pueda causar daño al consumidor», manifestó Jairo Martínez, promotor de saneamiento ambiental.

Fuente Gobernación del Atlántico
Más Noticias