«Sensaciones térmicas en Montería se aproximan a los 58 grados»: Unicórdoba

La ciudad de Montería se encuentra en medio de una intensa ola de calor que ha generado radiaciones solares superiores a los 1.100 vatios por metro cuadrado, muy por encima de los valores normales. Además, las sensaciones térmicas se aproximan a los 58 grados, sumado a las altas temperaturas que rondan los 36 grados en estos días.

Así lo determinó la Universidad de Córdoba, a partir de las recientes y permanentes lecturas obtenidas en sendas estaciones climáticas, una fija y una portable, establecidas en el lugar de desarrollo Montería.

Sensaciones térmicas en Montería se aproximan a los 58 grados
Sensaciones térmicas en Montería se aproximan a los 58 grados | Cortesía

Este índice ultravioleta genera mucho más riesgo entre 11 de la mañana y 3 de la tarde, porque aumenta también el riesgo de enfermarse, especialmente de cáncer de piel. Quiere decir que estamos registrando altas cantidades de energía y todo lo que se irradia se calienta y se evapora, incluyendo el suelo, que, desprotegido se reseca y se van a morir los pastos. Es un fenómeno que ha superado al del año pasado”, sostiene el docente y científico unicordobés, Teobaldis Mercado Fernández, adscrito a la Facultad de Ciencias Agrícolas de la Universidad de Córdoba.

La sensación térmica se debe a la combinación de la temperatura radiante y la humedad del entorno.

El profesor Mercado explica que la ola de calor es producto de masas de aire cálido y seco presentes en la atmósfera y manifiesta que la llegada de un frente frío podría disminuir estos efectos. Sin embargo, el investigador también sugiere que la situación actual podría ser indicativa de un Fenómeno del Niño de gran magnitud, con posibles repercusiones negativas en el sector agropecuario y la disponibilidad de alimentos y agua.

Ante esta situación, la Universidad de Córdoba propone medidas para mitigar los impactos. Estas incluyen asegurar proyectos productivos con un manejo adecuado del agua, implementar sistemas silvopastoriles que combinan pasto y árboles para mejorar la disponibilidad de recursos, y promover la plantación de árboles en áreas urbanas y rurales.

“Estas acciones, por pequeñas que sean, contribuyen mucho. Tenemos que volcarnos a sembrar árboles, cada árbol ayuda a la regulación hídrica y térmica porque éstos tienen un sistema de refrigeración natural que se llama; proceso de evapotranspiración para regular el clima, especialmente los árboles de gran cobertura o sombra, concluyó.

Más Noticias